Las FARC y la paz: análisis constitucional

El inicio de los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia  y  las F.A.R.C. – E.P. es un desarrollo del mandato constitucional dado por el artículo 22 de la C.P.

En virtud de lo anterior el Gobierno Santos eligió el método de la negociación para lograr la desmovilización y posterior reinserción a la vida civil de los miembros de las F.A.R.C, entendiendo que al ser la paz uno de los fines esenciales del Estado colombiano, el gobierno nacional debe emplear todos los medios a su alcance para lograr este fin, incluida la negociación con los grupos al margen de la ley,  para que estos cesen sus acciones bélicas.

Todo lo anterior a fin de asegurar unas condiciones de tranquilidad para que todos los colombianos puedan disfrutar sus derechos constitucionales en plenitud

Como la Constitución solamente consagra que se debe alcanzar la paz y no señala los medios, el Gobierno Nacional podrá emplear cualquier medio, dentro de la Constitución y la ley por supuesto, que considere pertinente para lograr este fin .Así como la administración Uribe eligió la seguridad democrática y la solución militar al conflicto, la de Santos eligió negociar con los insurgentes.

Con la paz llegara naturalmente el desarrollo económico  así como también el desarrollo humano, ya que al no haber graves amenazas a la institucionalidad se necesitaran menos recursos para financiar el aparato militar del Estado y se podrá invertir más en infraestructura, educación y salud entre otras cosas a fin de garantizar un mayor acceso  de los ciudadanos al goce y disfrute de sus derechos consagrados en la Constitución.

Anuncios